Información

¿Por qué se reproducen los pingüinos emperador durante el invierno antártico?

¿Por qué se reproducen los pingüinos emperador durante el invierno antártico?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Ningún animal terrestre, y creo que tampoco ningún animal marino, permanece en la Antártida durante el invierno, excepto uno: el pingüino emperador. Estos pingüinos no solo permanecen allí, sino que su estadía prolongada implica 4 meses de duro invierno, con un promedio de -70 $ ^ o $ C, sin luz solar y sin comida durante ese período de tiempo. Y si eso no fuera suficiente, entonces es durante ese tiempo que el macho del pingüino emperador incuba el huevo solo, dejado por su compañera. Los pingüinos emperadores machos se reúnen para soportar el invierno antártico.

Mi pregunta se vuelve así muy obvia: ¿Por qué el pingüino emperador se queda en la Antártida durante el invierno?, y además, criar allí durante ese tiempo e incubar un huevo precioso en las condiciones más duras de la tierra, mientras todos los demás animales huyen para salvar sus vidas?


Según mi experiencia trabajando en granjas de ovejas en Australia, podría muy bien ser por razones similares a por qué los granjeros crían sus ovejas en épocas específicas del año: crían sus ovejas, de modo que cuando llega el invierno, los corderos son lo suficientemente grandes y tienen suficiente lana para pasar. Los pingüinos ponen sus huevos en pleno invierno, pero luego incuban durante 65-75 días, para entonces el invierno habrá pasado en gran medida y los polluelos estarán creciendo en la primavera y luego en el verano. Al poner en el invierno, los pingüinos evitan exponer a sus crías al invierno durante el mayor tiempo posible.

Otro punto a considerar: como dijiste, la Antártida carece en gran medida de otras formas de vida durante el invierno. Para mí, lo que escucho es: no habrá depredadores que se alimenten de los huevos ni ataquen a los pingüinos vulnerables que estén incubando sus huevos.

Referencia: http://www.antarctica.gov.au/about-antarctica/wildlife/animals/penguins/emperor-penguins/breeding-cycle


¿Cómo y por qué los pingüinos emperador hacen un sacrificio tan grande para reproducirse?

Los pingüinos emperador tienen un proceso de reproducción único que ejerce una gran presión sobre el bienestar del pingüino adulto, principalmente los machos. Una vez que la hembra pone un solo huevo, se va a alimentarse durante los próximos cuatro meses mientras el macho incuba el huevo. Los machos incuban el huevo en ayunas y permanecen casi completamente quietos, lo que hace que pierdan alrededor de 20 kg de su masa corporal (Maho, Delclitte y Chatonnet 1976). Los pingüinos emperador tienen normalmente una masa relativamente pequeña de 38 kg, por lo que esta disminución de peso es sustancial (Robin, Frain, Sardet, Groscolas, Maho 1988). El huevo se coloca directamente entre las patas y el cuerpo del animal. pingüino adulto para evitar el contacto con el hielo (Maho 1977). Los peligros de perder el huevo durante este proceso se consideran altos, pero el macho hace todo lo que está a su alcance, incluido sacrificar su propia salud, para asegurarse de que el huevo alcance la madurez.

La hembra aprovecha la duración del período de incubación de los machos alimentándose en preparación para el polluelo joven. No solo se prepara para el ayuno mientras termina la maduración del huevo, sino que también se prepara para alimentar a la cría cuando finalmente nazca. Esto significa que una vez terminados los cuatro meses de cuidado parental del macho, la hembra se pone en la misma posición peligrosa y sufre el mismo estrés físico durante la duración del proceso de incubación (aproximadamente el 45% del proceso) (Maho 1977). El proceso de incubación es crucial en el desarrollo del pollito. Existe un gran riesgo para los pingüinos adultos porque no pueden moverse más que arrastrando los pies lentamente, por lo que no podrían huir bajo un ataque. Además, sus habilidades para defenderse están severamente limitadas porque su radio de protección es tan grande como el rango de picoteo de picos y bofetadas de aletas (Maho 1977).

Los pingüinos no solo corren el riesgo de morir de hambre o de depredadores, sino que también tienen que adaptarse a las severas condiciones climáticas. Los pingüinos emperador se reproducen durante el invierno antártico con temperaturas que pueden llegar a los -10 ℉ (Maho 1997). La temperatura es lo suficientemente fría que es casi necesario acurrucarse en grandes grupos para conservar el calor corporal. Durante estos tiempos de apiñamiento, los pingüinos pueden llevar su temperatura de apiñamiento a unos 20 ℃, en oposición a las temperaturas de congelación externas (Gilbert, Robertson, Maho, Naito y Ancel 2006).

Con esta evidencia, es fácil concluir que los pingüinos emperador corren grandes riesgos para poder reproducirse. Sin embargo, existen varias teorías sobre por qué los pingüinos emperador soportan una forma tan drástica de reproducción. Una teoría es que se debe a una relación entre el ciclo de reproducción de los pingüinos y la producción oceánica. Esto asegura que el período de cría del pingüino coincidirá con el ciclo oceánico de verano. Este ciclo proporciona la mejor posibilidad de supervivencia para los polluelos (Ancel et al 2013). Proteger su huevo tiene muchos costos, pero los pingüinos adultos tienden a poner sus vidas en juego por la longevidad de su especie.

Referencias

Gilbert C, Robertson G, Le Maho Y, Naito Y, Ancel A. 2006. Comportamiento de amontonamiento en pingüinos emperador: dinámica de amontonamiento. Fisiología y comportamiento. 88: 479-488.

Le Maho Y. 1977. El pingüino emperador: una estrategia para vivir y reproducirse en el frío: morfología, fisiología, ecología y comportamiento distinguen al pingüino emperador polar de otras especies de pingüinos, especialmente de su pariente cercano, el pingüino rey. Científico estadounidense. 65 (6): 680–693.

Le Maho Y, Delclitte P, Chatonnet J. 1976. Termorregulación en pingüinos emperador en ayunas en condiciones naturales. La Revista Estadounidense de Fisiología. 231 (3): 913-922.

Robin JP, Frain M, Sardet C, Groscolas R, Le Maho Y. 1988. Utilización de proteínas y lípidos durante el ayuno prolongado en pingüinos emperador. La Revista Estadounidense de Fisiología. 254 (1 Pt 2): R61-R68.

Ancel A, Gilbert C, Beaulieu M. 2013. El largo compromiso del pingüino emperador. Biología polar. [Internet] [citado el 7 de marzo de 2016] 36 (4): 1.


Reproducción y crianza

Los emperadores machos mantienen calientes los huevos recién puestos, pero no se sientan sobre ellos, como hacen muchas otras aves. Los machos se ponen de pie y protegen sus huevos de los elementos manteniéndolos en equilibrio sobre sus patas y cubriéndolos con una piel emplumada conocida como bolsa de cría. Durante este período de dos meses de niñera, los machos no comen nada y están a merced de los elementos antárticos.

Cuando las hembras regresan al sitio de reproducción, traen una barriga llena de comida que regurgitan para los polluelos recién nacidos. Mientras tanto, cumplidos con su deber, los emperadores varones se lanzan al mar en busca de comida para ellos.

Las madres cuidan a sus polluelos y los protegen con el calor de sus propias bolsas de cría. Fuera de este capullo cálido, un polluelo podría morir en solo unos minutos. En diciembre, verano antártico, la banquisa comienza a romperse y aparecen aguas abiertas cerca del sitio de reproducción, justo cuando los pingüinos emperador jóvenes están listos para nadar y pescar por su cuenta.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Este pingüino prehistórico era súper viejo y súper enorme

Los paleontólogos han descubierto huesos de pies fosilizados que pertenecían a uno de los pingüinos prehistóricos más grandes y antiguos del mundo.

Esta colonia de los pingüinos más pequeños del mundo tiene sus propios guardianes perros pastores

Gracias a un equipo de perros pastores de la maremma, una colonia de los pingüinos más pequeños del mundo ha sido recuperada del abismo, una historia de éxito que ahora se repite.

Ciudad construye un túnel de 25 metros de largo para pingüinos de 25 centímetros de altura

Los diminutos pingüinos que viven en Oamaru, Nueva Zelanda, ahora pueden cruzar con seguridad la concurrida carretera que divide el puerto de sus nidos gracias a a.


Reproducción y ciclos de vida del pingüino emperador

Los pingüinos emperador se reproducen todos los años en los meses de invierno, que son los meses más fríos, oscuros y hostiles del año antártico. Comienzan a llegar a sus colonias reproductoras que pueden estar a muchas millas del océano entre marzo y abril y una vez que encuentran a su pareja, las hembras ponen un solo huevo de mayo a junio. El huevo se transfiere rápidamente al macho, quien lo apoya sobre sus pies para evitar que toque el suelo congelado y lo cubre con una bolsa de cría tibia que mantiene el huevo caliente. Las hembras de pingüinos emperador parten hacia el mar abierto, donde buscan comida durante dos meses enteros, dejando que los machos se ocupen de los huevos durante los meses de invierno. Las temperaturas pueden alcanzar los -60 grados centígrados y con vientos de hasta 100 mph, los pingüinos emperador machos se apiñan para calentarse, alternando entre las afueras y el centro para garantizar que todos los miembros de la colonia se mantengan calientes. Los huevos eclosionan después de 70 días en la primavera, que coincide con el regreso de las hembras que alimentan a las crías y las mantienen calientes usando su bolsa de cría en sus estómagos, mientras que los machos parten en busca de comida. Una vez que han comido, los machos regresan para ayudar a cuidar al polluelo, que crece rápidamente y ha desarrollado sus plumas adultas en diciembre, cuando el hielo se está derritiendo y el océano está más cerca de las zonas de reproducción.


Pingüinos emperador: ciclo de reproducción único

Cortesía de la Fototeca del Programa Antártico de los EE. UU. De la Fundación Nacional de Ciencias.

Has visto la pelicula Pies felices? ¿Te enamoraste de Mumble? Mumble es un pingüino emperador (Aptenodytes forester) una especie de pingüino que vive en la Antártida.

Mumble y su familia extendida tienen un ciclo reproductivo inusual.

Un cartel ilustra el ciclo de vida de un pingüino emperador. Cortesía de la Fototeca del Programa Antártico de los EE. UU. De la Fundación Nacional de Ciencias. Crédito de la imagen: Zina Deretsky, NSF.

Son la única especie que se reproduce durante el invierno antártico, cuando puede hacer mucho frío y viento. Cerca de la costa, la temperatura puede bajar a -40°C (-40°F), y las ráfagas de viento pueden alcanzar hasta 200 km / h. (125 millas / hora). ¡Brrrr!

Ciclo reproductivo

En el invierno austral, alrededor de marzo, los pingüinos emperador viajan de 100 a 160 km (60 a 100 millas) hasta sus lugares de reproducción o colonias, que se encuentran en hielo estable.

Después de llegar a la colonia, comienzan los rituales de cortejo. Una vez que los pingüinos se emparejan, se aparean para la temporada.

A mediados de mayo, todavía en el gélido invierno antártico, las madres ponen un huevo cada una y, finalmente, pasan su preciado cargamento a los padres. Los padres incubarán los huevos sosteniéndolos de pie y metiéndolos en bolsas de cría.

Pingüino emperador macho incubando un huevo. Crédito de la foto: R Mundy. Fuente: tinyurl.com/ztop3k4

En este momento, ambos padres NO han comido nada en un tiempo y ¡tienen hambre! Entonces, después de poner los huevos y pasárselos a los padres, las madres viajan al mar para comer y recolectar alimentos para sus polluelos que pronto nacerán.

¡Mientras las madres recolectan comida, los padres continúan incubando los huevos durante 65 días en el invierno antártico! Después del regreso de las madres, los padres cambian de lugar y los huevos comienzan a eclosionar. Después de que emergen los polluelos, las madres alimentan a los polluelos y los padres viajan al mar para comer, ¡después de ayunar durante casi 4 meses!

Los polluelos crecen rápidamente, por lo que los padres se turnan para criar a los polluelos y recolectar comida. Una vez que los polluelos pueden pararse en el hielo por sí mismos, ambos padres pueden viajar al mar para alimentarse y traer comida.

Los pingüinos adultos crean guarderías para los polluelos. Crédito de la foto: Fred Olivier. Fuente: tinyurl.com/nvrk8st

A principios de diciembre, en el verano austral, los polluelos son casi tan grandes como sus padres y comienzan a mudar (mudan el plumón y les crecen las plumas). Los polluelos maduros se conocen como polluelos, y los padres animan a los polluelos a dejar el nido para buscar comida. En diciembre o enero, todas las aves (novatos y adultos) viajan al mar y pasan el verano austral en el borde del hielo, donde los jóvenes aprenden a cazar y sobrevivir a las gélidas aguas de la Antártida y a los temibles depredadores.


Web de diversidad animal

Pingüinos emperadores (Aptenodytes forsteri) se encuentran en todo el continente antártico y las islas subantárticas. En los meses de reproducción (abril a noviembre), las colonias de pingüinos emperador se encuentran entre los 66 ° y 78 ° de latitud sur, a lo largo de la costa antártica. Una colonia se encuentra en la península antártica, que se encuentra en la base occidental. Se han registrado pingüinos emperador en las Islas Malvinas y son visitantes ocasionales de Tierra de Fuego (el extremo más austral de América del Sur) y la Isla de Los Estados (18 km al este de Argentina). (Coria y Montalti, 2000 Raymond, et al., 2015)

Habitat

Los pingüinos emperador son aves marinas que viven exclusivamente en la Antártida. Las temperaturas invernales oscilan entre los -40 ° C y los 0 ° C, y la sensación térmica alcanza los -60 ° C. Durante su temporada de reproducción, los pingüinos emperador se congregan en el denso hielo estable adherido a la costa de la Antártida. Aproximadamente de 7 a 8 semanas después de la eclosión de los juveniles, abandonan sus colonias y migran hacia áreas de mar abierto. Fuera de la temporada de reproducción, pasan la mayor parte del tiempo en zonas de hielo repletas de temporada, donde el mar abierto está fácilmente disponible para buscar alimento. Las colonias migran a las plataformas de hielo durante la temporada de reproducción, donde los acantilados de hielo y los icebergs sirven como protección contra los vientos cruzados. (Kooymana, et al., 1990 Raymond, et al., 2015 Thiebot y Lescroel, 2013)

  • Regiones de hábitat
  • polar
  • agua salada o marina
  • Biomas terrestres
  • capa de hielo
  • Biomas Acuáticos
  • costero
  • Altitud media 0 m 0,00 ft

Descripción física

Los pingüinos emperador son las aves marinas más grandes de la Antártida, con una altura de 101 a 132 cm. Tienen una envergadura de 76 a 89 cm. Estos pingüinos tienen cuerpos blancos y negros con rígidas alas negras. Su espalda, cabeza, barbilla, garganta y las partes dorsales de sus alas son negras. Su envés, o lados ventrales, son completamente blancos hasta el cuello. Tienen parches auriculares (región de la oreja) de color naranja y amarillo que se desvanecen hacia los hombros. Este amarillo se desvanece a blanco alrededor de la parte superior de su pecho. También tienen manchas de color naranja y amarillo en la cabeza y el pecho. Los pingüinos emperador tienen picos largos y negros, con rayas de color naranja rosado a lo largo de sus mandíbulas inferiores. Los pingüinos emperador pesan de 25 a 45 kg cuando son adultos. Ganan y pierden peso rápidamente durante las temporadas de reproducción y alimentación. En promedio, las hembras tienden a pesar 18 kg menos que los machos.

Cuando nacen, los pingüinos emperador tienen la piel gris sin plumas y pesan alrededor de 315 g. Las plumas grises se llenan después de las primeras dos semanas de nacimiento, después de lo cual se desarrolla una corona negra de plumas que va desde el pico hasta la parte posterior y los lados de la cabeza. Casi al mismo tiempo, aparecen mejillas blancas y un mentón blanco. Como juveniles, los pingüinos emperador son de color azul grisáceo, envejeciendo y desarrollando sus distintivos patrones en blanco y negro a medida que maduran. (Bowles, 1991 Chere, 2008 Kooymana, et al., 1990)

  • Otras características físicas
  • endotérmico
  • simetría bilateral
  • Dimorfismo sexual
  • macho más grande
  • Masa de rango 25 a 45 kg 55,07 a 99,12 lb
  • Longitud del rango de 101 a 132 cm 39,76 a 51,97 pulg.
  • Rango de envergadura de 76 a 89 cm 29,92 a 35,04 pulg

Reproducción

Los pingüinos emperador tienen un sistema de apareamiento monógamo. Comienza un largo período de cortejo, que dura hasta 6 semanas, y abarca aproximadamente el 16% del ciclo de reproducción total. El apareamiento de parejas generalmente ocurre en el 82% de los machos y el 56% de las hembras dentro de las 24 horas posteriores a la llegada a los lugares de reproducción. Los machos y las hembras utilizan llamadas vocales para encontrar pareja. Después de vincularse con un compañero, los pingüinos emperador ya no vocalizan. Esto evita molestias por parte de otras personas que buscan pareja. La comunicación vocal regresa una vez que las hembras ponen sus huevos. Las hembras individuales ponen un huevo por temporada de apareamiento. (Ancel, et al., 2013 Maho, 1977)

Los pingüinos emperador tienen ciclos de reproducción anuales que están sincronizados con los ciclos del hielo marino antártico. De enero a marzo, los adultos almacenan energía en grasa para la próxima temporada de reproducción, donde ayunan durante un período de meses. Los pingüinos llegan a los criaderos en el hielo marino a principios o mediados de abril al comienzo del invierno antártico. Los pingüinos alcanzan la madurez reproductiva entre los 4 y 6 años. Las hembras ponen un solo huevo a finales de abril o mayo y se lo pasan a su pareja casi de inmediato. Las hembras luego viajan aproximadamente de 50 a 120 km de regreso al océano para encontrar comida. Los huevos pesan alrededor de 450 g, solo el 2% de la masa corporal de una hembra adulta. Debido a que incuban huevos durante un largo período sin comida, los machos pierden aproximadamente el 40% de su masa corporal total. Los polluelos nacen a mediados de julio y pesan alrededor de 315 gramos. Debido a las duras condiciones, los machos mantienen los huevos en bolsas especiales para la cría. Los machos alimentan a las crías produciendo una sustancia lechosa rica en nutrientes en el esófago hasta que las hembras regresan. Dependiendo de la distancia que tengan que viajar las madres para obtener alimentos, su regreso puede ser antes de que nazcan los polluelos o hasta un mes después. Las hembras localizan a sus parejas al regresar mediante búsquedas vocales. Una vez que las hembras regresan, se hacen cargo del cuidado de las crías. Después de aproximadamente 4 meses de ayuno, los machos regresan al océano para comer. Las hembras alimentan a sus crías regurgitando la comida de sus estómagos. Los pollitos permanecen dentro de las bolsas de cría adultas hasta que tienen aproximadamente un mes de edad. A esta edad, comienzan a independizarse y pasan cada vez más tiempo fuera de las bolsas de cría. Maho (1977) informó tasas de mortalidad de pollos de más del 90%, con causas que incluyen hambre, depredadores y condiciones climáticas adversas. Cuando los polluelos tienen 5 meses de edad, son completamente independientes de sus padres. Los polluelos mudan a esta edad y tienen aproximadamente un 50% del tamaño de un adulto adulto. La muda es vital para cualquier posibilidad de supervivencia. Los pollitos dejan a sus padres y se van solos con otros pollitos. Los padres también mudan y regresan al mar para comenzar a almacenar energía para la próxima temporada de reproducción. Los pingüinos emperador tienen una tasa de fidelidad de pareja baja. Bried y col. (1999) informaron que solo el 15% de las parejas permanecieron juntas durante varios años, con un tiempo máximo de 4 años. (Ancel, et al., 2009 Ancel, et al., 2013 Bried, et al., 1999 Maho, 1977)

  • Características reproductivas clave
  • iteroparous
  • cría estacional
  • gonocórico / gonocorístico / dioico (sexos separados)
  • sexual
  • ovíparo
  • Intervalo de reproducción Los pingüinos emperador se reproducen una vez al año.
  • Temporada de reproducción abril-diciembre, invierno antártico
  • Huevos promedio por temporada 1
  • Tiempo medio hasta la eclosión 65 días
  • Edad promedio para emplumar 5 meses
  • Tiempo medio de independencia 5 meses
  • Rango de edad de madurez sexual o reproductiva (mujeres) 4 a 6 años
  • Rango de edad de madurez sexual o reproductiva (hombres) 4 a 6 años

Los pingüinos emperador dependen de sus padres hasta la independencia, alrededor de los 5 meses de edad. Los machos incuban y protegen los huevos en sus bolsas de cría, un pliegue de piel especializado en la parte inferior del abdomen. Hacen esto durante aproximadamente 65 días, o hasta que las hembras hayan regresado. Cuando nacen los polluelos, viven únicamente debajo de las bolsas de cría de los machos. Se les alimenta con una sustancia lechosa rica en nutrientes que se secreta en el esófago. Cuando las hembras regresan, se encargan de cuidar y alimentar a sus crías regurgitando la comida de sus estómagos. Tanto los machos como las hembras se turnan para ir y venir del océano para buscar alimento, llevando comida a sus crías hasta los 5 meses de edad. En este punto, los polluelos dejan a sus padres y mudan sus plumas juveniles en preparación para comenzar a bucear en busca de su propia comida. (Ancel, et al., 2009 Bried, et al., 1999 Maho, 1977)

  • Inversión de los padres
  • cuidado parental masculino
  • cuidado parental femenino
  • pre-eclosión / nacimiento
    • aprovisionamiento
      • masculino
      • masculino
      • aprovisionamiento
        • masculino
        • mujer
        • masculino
        • mujer
        • aprovisionamiento
          • masculino
          • mujer
          • masculino
          • mujer

          Vida útil / longevidad

          Los pingüinos emperador tienen una esperanza de vida en la naturaleza de 15 a 20 años, pero algunos investigadores sugieren que los individuos han vivido hasta 50 años. Sin embargo, la investigación sugiere que solo el 1% de los pingüinos llegan a esa edad. Los pingüinos en cautiverio tienen una vida útil de 20 a 34 años.

          Dependiendo de los factores ambientales y climáticos, las tasas de supervivencia de los polluelos en su primer año varían, con un 20% de los polluelos superando el primer año en promedio. Maho (1977) informó que la mortalidad de los pollos era superior al 90% en su primer año, con causas que incluían el hambre, la depredación y las duras condiciones climáticas. Las tasas de supervivencia anual de los pingüinos emperador adultos rondan el 95,1%. La temperatura media anual de la superficie del mar es un factor que se ha demostrado que influye en la supervivencia de los adultos. Los pingüinos emperador sobrevivieron menos cuando las temperaturas de la superficie eran más altas, aproximadamente entre -24 ° C y 10 ° C. (Ainley, et al., 2012 Barbraud y Weimerskirch, 2001 Maho, 1977)

          • Vida útil de la gama
            Estado: cautiverio 50 (alto) años
          • Vida útil típica
            Estado: salvaje de 15 a 20 años
          • Vida útil típica
            Estado: cautiverio de 20 a 34 años

          Comportamiento

          Los pingüinos emperador muestran comportamientos comunes característicos de muchas especies de aves marinas, sin embargo, existen comportamientos únicos en esta especie. Durante los períodos de reproducción e incubación en las duras condiciones climáticas de la Antártida, grupos de pingüinos se apiñan como una forma de conservar energía. Los grupos pueden ser pequeños (menos de 200 aves) o tan grandes como 5,000 o 6,000 aves. La duración media de las reuniones es de 1,6 horas. Los pingüinos en grupos hacen movimientos pequeños y continuos, acercándose alternativamente y separándose. Esto conserva la energía y permite que estos pingüinos ayunen durante largos períodos de tiempo. Ancel y col. (2009) informan que el 84% de las parejas de pareja permanecen juntas durante los eventos de apiñamiento. No se sabe exactamente cómo los socios se mantuvieron juntos. Los polluelos en grupos, conocidos como guardería, también se apiñan para mantenerse calientes y conservar energía.

          Los pingüinos emperador también se acuestan, lo que ayuda a reducir la tasa metabólica y a conservar energía en las duras condiciones de la Antártida. Este comportamiento individual disminuye la cantidad de superficie corporal expuesta al aire frío, minimizando la pérdida de calor debido a los vientos de alta velocidad. La nieve a nivel del suelo también actúa como una barrera contra el viento. Durante los períodos de incubación, los machos permanecen casi inmóviles durante días para disminuir sus tasas metabólicas. Su postura se ha adaptado de tal manera que minimiza la pérdida de calor. Se paran en 3 puntos de descanso: sus 2 talones y su cola. Las superficies plantares de sus pies no tocan el suelo, lo que minimiza la pérdida de calor al suelo. El resto de su cuerpo está situado de tal manera que evita la congelación. Metieron la cabeza contra el pecho y presionaron las aletas con fuerza contra el cuerpo. En la temporada de reproducción, las parejas de apareamiento utilizan canciones vocales como demostración de su asociación. Los pingüinos usan estas canciones vocales para localizar a sus parejas cuando regresan del océano durante la temporada de reproducción. Los pollitos también usan llamadas para localizar a sus padres. (Ancel, et al., 2009 Bried, et al., 1999 Maho, 1977)

          Rango de casa

          No se ha publicado ningún área de distribución para los pingüinos emperador, y Andrews et al. (2008) informan que no tienen uno. No defienden un territorio. (Ancel, et al., 2013 Andrews, et al., 2008)

          Comunicación y percepción

          Los pingüinos emperador son un ave relativamente vocal que usa diferentes frecuencias para emparejar parejas, reconocer parejas y reconocer crías / padres. La mayor parte de la comunicación vocal se transmite a través de un par de frecuencias diferentes. Las llamadas de pantalla están dirigidas a personas específicas, por ejemplo, compañeros intermedios. Las parejas dependen de estas llamadas vocales especializadas durante las temporadas de reproducción para ubicarse, porque pasan la mayor parte del tiempo separados. Los padres y los hijos también usan llamadas para identificarse entre sí. Los pollitos también usan silbidos de alta frecuencia para avisar a sus padres cuando tienen hambre. Para poder alimentar a los polluelos, deben reconocer y responder a las llamadas de sus padres. Los movimientos no verbales también se utilizan para la comunicación. Los padres enseñan a sus hijos a nadar y alimentarse. Los pingüinos emperador también adoptan una postura no verbal para comunicarse entre otros individuos. Con frecuencia se colocan en una postura obvia con el pico levantado y las alas ligeramente extendidas para evitar la agresión. (Bried, et al., 1999 Burns y Kooyman, 2001 Maho, 1977 Young, 1994)

          • Canales de comunicación
          • visual
          • acústico
          • Otros modos de comunicación
          • mimetismo
          • Canales de percepción
          • visual
          • táctil
          • acústico
          • ultrasonido
          • químico

          Hábitos alimenticios

          Los pingüinos emperador son carnívoros y se alimentan principalmente de peces, crustáceos y moluscos. Se alimentan más de peces y krill, ya que son más abundantes en el océano que rodea la Antártida. Los pingüinos emperador tienen una lengua de textura áspera y puntiaguda, lo que les ayuda a atrapar y comer peces resbaladizos y calamares con mayor facilidad. La abundancia de presas varía de un lugar a otro, pero algunas investigaciones han encontrado que el pez plateado antártico (Pleuragramma antarcticum) es una de las especies más consumidas. El pescado de la familia Nototheniidae también se consume como alimento básico en su dieta. También se consumen con regularidad moluscos como el calamar glacial (Psychroteuthis glacialis), el calamar anzuelo (Kondakovia longimana) y el krill antártico (Euphausia superba). Se alimentan en las aguas abiertas del océano que rodea la Antártida o debajo del hielo marino. Pueden bucear a profundidades de hasta 500 m. Pueden permanecer debajo durante más de 15 minutos y pueden viajar hasta 1000 km en una inmersión. Permanecer en el mar durante períodos de tiempo innecesarios aumenta la posibilidad de ser atacados por una presa, por lo que tienden a permanecer más cerca de la superficie siempre que la comida sea abundante. Pueden viajar hasta 20 km / h en el agua, sin embargo, generalmente viajan alrededor de 10 km / h. Algunas observaciones sugieren que los grupos de pingüinos coordinan sus inmersiones y cazan de forma cooperativa. Un pingüino adulto come de 2 a 3 kg por día. Sin embargo, antes de la larga temporada de reproducción en ayunas, tienden a comer hasta 6 kg por día. Los pollitos dependen únicamente de sus padres para alimentarse durante los primeros 5 meses de su vida y, por lo general, requieren un promedio de 84 kg de alimento durante esos meses. (Ainley, et al., 2012 Ancel, et al., 2009 LaRue, et al., 2015 Lengagne, et al., 2001)

          • Dieta primaria
          • carnívoro
            • piscívoro
            • come artrópodos que no son insectos
            • molusco
            • Alimentos de origen animal
            • pez
            • moluscos
            • crustáceos acuáticos

            Depredacion

            Los pingüinos emperador son uno de los principales depredadores del medio marino antártico. Se ha observado que las orcas (Orcinus orca) se aprovechan de los pingüinos emperador, a veces acosándolos por diversión. Las focas leopardo (Hydrurga leptonyx) también son depredadores marinos de los pingüinos y se ha observado que matan a los pingüinos emperador. Sin embargo, la investigación muestra que los pingüinos emperador no forman parte de su dieta básica. Debido a su gran tamaño, los pingüinos emperador pueden ser desfavorables para las orcas y las focas leopardo, siempre que los pingüinos más pequeños sean abundantes. Sin embargo, las observaciones de Kooymana et al. (1990) sí observaron adultos y polluelos que eran presa de las focas leopardo. Esto puede deberse a que había pocas otras fuentes de alimentos disponibles. También se sabe que las aves marinas llamadas skúas (Stercorarium parasiticus) roban y comen huevos y polluelos de pingüino emperador. Se sabe poco sobre cómo los pingüinos se protegen de los depredadores. La mayoría de las inmersiones emperador son poco profundas y bastante rápidas, lo que dificulta que los depredadores los alcancen antes de que vuelvan a salir del agua. Además de un gran pico puntiagudo, es probable que sus plumas y la forma de su cuerpo también funcionen como protección contra los depredadores. Con espaldas negras y vientres blancos, los pingüinos emperador están sombreados. Esto hace que sea más difícil distinguir su forma mientras nada. (Andrews, et al., 2008 Chere, 2008 Kooymana, et al., 1990 Maho, 1977)

            Roles del ecosistema

            Barbosa y Palacios (2009) encontraron que los pingüinos emperador salvajes son un huésped común de varios parásitos gastrointestinales, incluyendo las tenias Tetrabothrius wright y Parorchites zederi.

            Kleninertz y col. (2014) encontraron que el 26% de una pequeña población de pingüinos emperador en la bahía de Atka en la Antártida estaban parasitados por un nematodo parásito o lombriz intestinal de la familia Capillariidae, junto con tenias de los géneros Tetrabothrius y Diphyllobothrium. Parorchites zederi se encontró en sus heces. También se ha descubierto que la especie de piojo parásito Austrogoniodes mawsoni utiliza pingüinos emperador como hospedadores. (Andrews, et al., 2008 Barbosa y Palacios, 2009 Chere, 2008 Kleinertz, et al., 2014 Kooymana, et al., 1990 Maho, 1977)

            Importancia económica para los seres humanos: positiva

            Los investigadores estudian a los pingüinos emperador para comprender las adaptaciones físicas y de comportamiento que les permiten soportar temperaturas extremadamente frías. Los pingüinos emperador también atraen turistas a la Antártida. Muchas organizaciones y empresas ofrecen excursiones de un día a varias áreas para hacer turismo por el emperador, incluidos viajes nocturnos. (Raymond, et al., 2015 Thiebot y Lescroel, 2013)

            Importancia económica para los seres humanos: negativa

            No se conocen impactos negativos de los pingüinos emperador en los humanos.

            Estado de conservación

            Los pingüinos emperador se consideran una especie casi amenazada en la lista roja de la UICN. Se proyecta que sus poblaciones disminuirán rápidamente alrededor del 27% durante las próximas tres generaciones (aproximadamente 61 años) debido al cambio climático. Actualmente, la población se considera estable, con ca. 476.000 personas. El estado de la lista de pingüinos emperador está en revisión para volver a ser incluido en la lista como amenazados o en peligro por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. Hay una investigación internacional en curso sobre los pingüinos emperador para predecir lo que les sucederá a estas aves si el clima continúa cambiando. Los investigadores predicen que, entre los años 2025 y 2052, todas las colonias de pingüinos emperador al norte de 67 ° S habrán desaparecido debido a la falta de hielo marino, causada por un clima más cálido.

            La proximidad humana también representa una amenaza para los pingüinos emperador. Durante los meses de verano, cuando los pingüinos emperador se alimentan en el mar, se produce la mayor cantidad de turismo. La investigación en curso está examinando los orígenes de enfermedades que incluyen el virus de la bursitis infecciosa, la enfermedad de Newcastle y la influenza aviar. Muchas investigaciones sospechan que estas enfermedades fueron traídas a la Antártida por humanos que ahora están dañando a los pingüinos y otros animales antárticos. (Ainley, et al., 2012 Barbraud y Weimerskirch, 2001 Boersma, 2008)

            • Preocupación menor de la Lista Roja de la UICN
              Más información
            • Preocupación menor de la Lista Roja de la UICN
              Más información
            • Ley de aves migratorias de EE. UU. Sin estatus especial
            • Lista federal de EE. UU. Sin estatus especial
            • CITES Sin estatus especial
            • Lista del estado de Michigan Sin estatus especial

            Colaboradores

            Sarah Wilber (autora), Radford University - Otoño de 2015, Karen Powers (editora), Radford University, April Tingle (editora), Radford University, Cari Mcgregor (editora), Radford University, Zeb Pike (editora), Radford University, Jacob Vaught (editor), Radford University, Galen Burrell (editor), Special Projects.

            Glosario

            vive en la Antártida, el continente más austral que se encuentra a horcajadas sobre el polo sur.

            usa el sonido para comunicarse

            que tiene una simetría corporal tal que el animal se puede dividir en un plano en dos mitades de imagen especular. Los animales con simetría bilateral tienen lados dorsal y ventral, así como extremos anterior y posterior. Sinapomorfia de la Bilateria.

            un animal que come principalmente carne

            usa olores u otros químicos para comunicarse

            los hábitats acuáticos cercanos a la costa cerca de una costa o litoral.

            se utiliza vagamente para describir cualquier grupo de organismos que viven juntos o muy cerca unos de otros, por ejemplo, aves playeras que anidan y viven en grandes colonias. Más específicamente, se refiere a un grupo de organismos en los que los miembros actúan como subunidades especializadas (una sociedad modular continua), como en los organismos clonales.

            los seres humanos se benefician económicamente al promover el turismo que se enfoca en la apreciación de áreas naturales o animales. El ecoturismo implica que existen programas que se benefician de la valorización de áreas naturales o animales.

            animales que utilizan el calor generado metabólicamente para regular la temperatura corporal independientemente de la temperatura ambiente. La endotermia es una sinapomorfia de Mammalia, aunque puede haber surgido en un ancestro sinápsido (ahora extinto), el registro fósil no distingue estas posibilidades. Convergente en aves.

            el cuidado de los padres está a cargo de mujeres

            La descendencia se produce en más de un grupo (camadas, nidadas, etc.) y en múltiples estaciones (u otros períodos propicios para la reproducción). Los animales heteroparos deben, por definición, sobrevivir durante múltiples estaciones (o cambios de condición periódicos).

            el cuidado de los padres está a cargo de varones

            imita una señal de comunicación o la apariencia de otro tipo de organismo

            come moluscos, miembros de Phylum Mollusca

            Tener un compañero a la vez.

            tener la capacidad de moverse de un lugar a otro.

            el área en la que el animal se encuentra naturalmente, la región en la que es endémico.

            generalmente vaga de un lugar a otro, generalmente dentro de un rango bien definido.

            la reproducción en la que los huevos son liberados por el desarrollo femenino de la descendencia ocurre fuera del cuerpo de la madre.

            un animal que se alimenta principalmente de pescado

            las regiones de la tierra que rodean los polos norte y sur, desde el polo norte hasta los 60 grados norte y desde el polo sur hasta los 60 grados sur.

            Vive principalmente en océanos, mares u otros cuerpos de agua salada.

            la cría se limita a una temporada en particular

            reproducción que incluye combinar la contribución genética de dos individuos, un macho y una hembra

            usa el tacto para comunicarse

            utiliza sonido por encima del rango del oído humano para la navegación, la comunicación o ambos

            usa la vista para comunicarse

            Referencias

            Ainley, D., G. Kooyman, P. Trathan, E. Woehler. 2012. "Aptenodytes forsteri" (En línea). La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Consultado el 4 de noviembre de 2015 en http://www.iucnredlist.org/details/full/22697752/0.

            Ancel, A., C. Gilbert, M. Beaulieu. 2013. El largo compromiso del pingüino emperador. Biología polar, 36/4: 573-577.

            Ancel, A., M. Beaulieu, Y. Maho, C. Gilbert. 2009. Compañeros del pingüino emperador: mantenerse unidos entre la multitud. Actas de la Royal Society B, 276/1665: 2163-2169.

            Andrews, R., R. Pitman, L. Ballance. 2008. El seguimiento por satélite revela patrones de movimiento distintos para las orcas de tipo by tipo c en el sur del mar de Ross, en la Antártida. Biología polar, 31/12: 1461-1468.

            Barbosa, A., M. Palacios. 2009. Salud de las aves antárticas: una revisión de sus parásitos, patógenos y enfermedades. Biología polar, 32/8: 1095-1115.

            Barbraud, C., H. Weimerskirch. 2001. El pingüino emperador y el cambio climático. Nature, 32/410: 183-186.

            Boersma, D. 2008. Los pingüinos como centinelas marinos. BioScience, 58/7: 597-607.

            Bowles, A. 1991. Recognition of familiar calls by the emperor penguin (Aptenodytes forsteri)−how important are call timing, spectral characteristics, and frequency modulation?. The Journal of Acoustical Society of America , 90/4: 2335.

            Bried, J., F. Jiguet, P. Jouventin. 1999. Why do Aptenodytes penguins have high divorce rates?. The Auk , 116/2: 504-512.

            Burns, J., G. Kooyman. 2001. Habitat use by Weddell seals and emperor penguins foraging in the Ross Sea, Antarctica. Integrative and Comparative Biology , 42/1: 90-98.

            Chere, Y. 2008. Isotopic niches of emperor and Adélie penguins in Adélie Land, Antarctica. Marine Biology , 154/5: 813-821.

            Coria, N., D. Montalti. 2000. A newly discovered breeding colony of emperor penguins Aptenodytes forsteri. Marine Ornithology , 28/7: 19-20.

            Gales, N., N. Klages, R. Williams, E. Woehler. 1990. The diet of the emperor penguin, Aptenodytes forsteri, in Amanda Bay, Princess Elizabeth Land, Antarctica. Antarctic Science , 2/1: 23-28.

            Jenoucriera, S., H. Caswella, M. Hollandc, . Strœved, H. Weimerskirchb. 2008. Demographic models and IPCC climate projections predict the decline of an emperor penguin population. Proceedings of the National Academy of Sciences , 106/6: 1844-1847.

            Kleinertz, S., S. Christmann, L. Silva, J. Hirzmann, C. Hermosilla, A. Taubert. 2014. Gastrointestinal parasites fauna of emperor penguins (Aptenodytes forsteri) at the Atka Bay, Antarctica. Parasitology Research , 113/11: 4133-4139.

            Kooymana, G., D. Crolla, S. Stonea, S. Smith. 1990. Emperor penguin colony at Cape Washington, Antarctica. Polar Record , 26/157: 103-108.

            LaRue, M., G. Kooyman, H. Lynch, P. Fretwell. 2015. Emigration in emperor penguins: Implications for interpretation of long-term studies. Ecography , 38/2: 114-120.

            Lengagne, T., J. Lauga, T. Aubin. 2001. Intra-syllabic acoustic signatures used by the king penguin in parent-chick recognition: An experimental approach. The Journal of Experimental Biology , 204/4: 663-672.

            Lormeea, H., P. Jouventina, O. Chastela, R. Maugetb. 1999. Endocrine correlates of parental care in an Antarctic winter breeding seabird, the emperor penguin, Aptenodytes forsteri. Hormones and Behavior , 35/6: 9-17.

            Maho, Y. 1977. The emperor penguin: A strategy to live and breed in the cold. Morphology, physiology, ecology, and behavior distinguish the polar emperor penguin from other penguin species, particularly from its close relative, the king penguin. American Scientist , 65/6: 680-693.

            Ponganis, P., R. Van Dam, T. Marshall, T. Knower, D. Levenson. 2000. Diving behavior of the emperor penguin, Aptenodytes forsteri. The Auk , 203: 3275-3278.

            Raymond, B., M. Lea, T. Patterson, V. Andrews-Goff, R. Sharples, J. Charrassin, M. Cottin, L. Emmerson, G. Nick, G. Rosemary, S. Goldsworthy, R. Harcourt, A. Kato, R. Kirkwood, K. Lawton, Y. Ropert-Coudert, C. Southwell, J. van den Hoff, B. Wienecke, E. Woehler, W. Simon, M. Hindell. 2015. Important marine habitat off east Antarctica revealed by two decades of multi-species predator tracking. Ecography , 38/2: 121-129.

            Thiebot, J., A. Lescroel. 2013. Three-dimensional use of marine habitats by juvenile emperor penguins Aptenodytes forsteri during post-natal dispersal. Antarctic Science , 25/4: 536-544.


            Penguins

            Penguins are unique among serially monogamous birds as they generally nest far from their food source, in colonies where they encounter complex social interactions and varied predators. When on land, many seabirds share parental time investment in chick rearing. During this time, they must exchange nest attendance, gaining metabolic resources to fast while incubating eggs and provisioning chicks.

            Penguins in general are highly philopatric, returning to similar locations as their natal nest ( Borboroglu and Boersma, 2013 ). A number of species migrate long distances during the non-breeding season, following food sources away from their breeding colony. These distances vary greatly among species. Adelie penguins have the longest annual migration, some traveling distances over 8000 mi following prey assemblages, while Galapagos penguins remain at the archipelago ( Borboroglu and Boersma, 2013 ). With climate change and migrating prey assemblages, young penguins will prospect and establish new colonies leading to a steady decline in previously large and stable populations ( Borboroglu and Boersma, 2013 ).

            There is variation in the seasonality of penguins breeding from highly constrained species like Magellanic, Adelie and Emperor penguins to Galapagos penguins that will breed and molt dependent on food resources. In general, penguins will return to breeding colonies from migrations where they spend weeks to months at sea. Many penguins will copulate at the colony after mates return from migration, though there is some evidence that penguins will copulate at sea and these copulation events can and do lead to successful fertilization. Upon returning to the colony, penguins undergo a settlement period where they secure and prepare nesting sites, court new mates and await return of former mates ( Borboroglu and Boersma, 2013 Yorio et al., 2001 Boersma et al., 1990). Penguin nest types are generally defined by breeding habitat. Temperate species, on average, tend to nest in burrows or under bush cover. These nests provide both protection from terrestrial and avian predators, as well as favorable thermal conditions, helping to insulate young chicks from exposure ( Fig. 2 ). Polar species, however, tend to nest on open ground. Some species, notably Chinstrap, Adelie and Gentoo penguins will gather material to elevate nests above ground level for incubation of eggs and chicks. Emperor penguins, however, will incubate eggs and chicks directly upon open ground and ice.

            Figura 2 . Magellanic penguins. Magellanic penguins during settlement at Punta Tombo, Argentina.

            After settlement and copulation, fertilized eggs are laid. One or two eggs are laid depending on species, and for most penguin species, only one reproductive attempt is made yearly ( Borboroglu and Boersma, 2013 Yorio et al., 2001 Boersma et al., 1990 Boersma and Rebstock, 2010 ). Some species, like Humboldt and Galapagos penguins, will lay secondary clutches in a year if eggs are lost before hatch or if reproductive conditions are optimal at the breeding colony ( Borboroglu and Boersma, 2013 ).

            Eggs range in size from Little blue penguin eggs measuring approximately 54×42 mm to Emperor penguin eggs at approximately 120×85 mm ( Borboroglu and Boersma, 2013 ). Penguin eggs are also unusually thick among birds. Researchers believe this is due to the hard and rocky nesting conditions upon which penguins makes their nests ( Boersma et al., 2004). This shell thickness resists cracking during incubation and when adults exchange incubation duties. The shells of Magellanic penguins are particularly thick. Some are more than 56% thicker than eggs of birds of similar size ( Borboroglu and Boersma, 2013 Boersma et al., 2004). The food intake of most penguins however is not enough to supply the calcium needed to create these thick shells. To supplement this, female penguins appear to ingest small bivalves and mollusk shells to supply extra calcium to make these crack resistant eggs ( Boersma et al., 2004). In many species of penguin, first and second eggs vary in size, where the first egg is significantly larger than the second. The relationship however, is reversed in most Eudyptes penguins where the larger egg is laid second ( Borboroglu and Boersma, 2013 Crossin et al., 2012). In Macaroni penguins, there exists an extreme difference where the second egg is 60% larger than the first ( Crossin et al., 2012). In general, these larger eggs produce larger chicks and larger chicks tend fledge at a significantly heavier weight and are more likely to survive and be seen as adults in the colony ( Cerchiara et al., 2017). This increased egg size also increases fledging success ( Reid and Boersma, 1990 ). Penguin body condition can affect the size of these eggs as females that are better foragers, in better body condition, may have more resources to allocate to larger eggs.

            Since penguins cannot feed on land, those individuals that arrived initially to secure nests will be a poor body condition and must leave on foraging trips to self-provision in preparation for incubation bouts ( Borboroglu and Boersma, 2013 Boersma, 2008 ). While mates are foraging, penguins incubate their egg(s) and protect offspring and nests from predators and conspecific competition ( Borboroglu and Boersma, 2013 Yorio et al., 2001 Boersma et al., 1990 Boersma, 2008 ). Adult penguins will exchange incubation and brooding duties and these exchanges will occur more frequently as eggs mature and near hatching. In most species that lay more than one egg, viable eggs will hatch within a few hours to a few days of one another ( Borboroglu and Boersma, 2013 Yorio et al., 2001 Boersma et al., 1990 Boersma and Rebstock, 2014 ). At this time it is critical that adults return from foraging with food ready to provision the chicks, as hatchling yolk sack may only provided nutrition to new chicks for a short time. Penguin chicks are termed semi-altricial. At hatch penguin chicks have limited if any mobility and, though downy, have limited thermoregulatory capacity ( Borboroglu and Boersma, 2013 Yorio et al., 2001 Boersma et al., 1990 Boersma and Rebstock, 2014 ). It is during this period that adult penguins must incubate chicks, as they are under considerable risk of death from exposure, even in temperate penguin species. The frequency of storms can exacerbate this risk, flooding nests and soaking young chicks ( Boersma and Rebstock, 2014 ). During the next few weeks, adults frequently attend nests during what is termed the guard stage. Young penguin chicks are under considerable mortality risk. During the guard stage, adults overlap between foraging trips to provision chicks, never leaving the chicks unattended. The metabolic needs of chicks, which are entirely dependent on their parents for food, increase with age, and movement of forage fish stocks affects the rate at which adults can deliver food to their chicks ( Borboroglu and Boersma, 2013 Yorio et al., 2001 Boersma, 2008 ). The amount, frequency and quality of food that the chicks receive depends on the quality of the parents, proximity of food stocks to the breeding colony, and food density. Unattended chicks are susceptible to increased risk of predations, exposure to temperature or severe weather, and also starvation. For chicks, primary mortality risk consists of thermoregulation and exposure, starvation and predation threat ( Boersma and Rebstock, 2014 ). For many species the level of these risks vary throughout the breeding season.

            During the guard stage, adults overlap between foraging trips to provision chicks, never leaving the chicks unattended. Due to the metabolic needs of the chicks, or movement of forage fish stocks, in some species the amount of time that adults overlap decreases until the point at which chicks are often left home alone in the nest for increasing amounts of time, a transition to the post-guard or crèche stage. After a few weeks of growth, penguin chicks are old enough that they are left home alone at the nest, during what is termed the post-guard or crèche stage. For small chicks, predation and thermoregulation may present the greatest risks, and starvation risk is diminished due to the low nutritional needs of very small offspring. At some point, however, these risks can shift. Older chicks may be large enough to limit their threat of predation through avoidance/evasion of predators and will benefit from a favorable surface area to volume ratio, diminishing their threat of exposure. However, larger chicks may have increased nutritional needs for metabolism and growth and therefore their risk of starvation may increase. It is during this time, penguin chicks will often crèche, or huddle together. Emperor penguins are well known to crèche, huddling together for warmth. Other penguins, including some temperate species, will minimize risk of predation through crècheing behavior. As penguin chicks mature through crèche stage, they continue to gain mass and will begin to grow waterproofing juvenile feathers. It is during this stage that the foraging ability of adults can either mitigate or exacerbate starvation risk in larger penguin chicks. Once feathering is complete, penguins have a defined juvenile plumage and are able to venture to the ocean. During the juvenile period, most penguins forage independent of their parents and are responsible for self-provisioning. Interestingly, Galapagos penguin parents have been recently observed feeding their juvenile offspring suggesting that post fledge provisioning may occur to support offspring in years of favorable food availably ( Boersma et al., 2017). Depending on the species, penguins will spend approximately one year in juvenile plumage after which they will haul out on land where they will lose all their juvenile feathers and grow feather of adult coloration ( Borboroglu and Boersma, 2013 ).


            Body structure

            A penguin’s body plan is highly designed for a marine life. They have streamlined bodies that help to reduce drag in the water and highly modified wings that form stiff, flat flippers that are used to propel themselves through water. As opposed to most birds that have hollow, light bones to reduce weight for flying, a penguin’s bones are heavy and solid to reduce the amount of energy required to dive.

            Penguins have a dark plumage on the backside and light plumage on their front as a form of camouflage from predators in the water. Looking down on a penguin in water, its dark back blends into the dark deep waters below and looking up at a penguin from deeper water, its light underside blends into the lighter waters towards the surface.

            Short, stiff feathers form a dense coat and provides penguins with a good layer of insulation while in water or a cold climate. Their legs are short and sit far back on their body. Together with the penguin’s tail, its legs form a solid rudder. Although they often look awkward walking on land, they can travel over 3 km by foot but often revert to tobogganing across ice and snow in colder locations.

            Penguins range in size from 1-30 kg and 30-120 cm tall. The smallest species is the little penguin (Eudyptula minor) and the largest species is the emperor penguin (Aptenodytes forsteri) which is found only in Antarctica.


            The long engagement of the emperor penguin

            In birds, courtship is generally short relative to the whole breeding cycle. Emperor penguins (Aptenodytes forsteri), however, are an exception as their courtship period is much longer (ca. 6 weeks) than the courtship of other penguin species. This strategy may appear surprising, as it is especially costly to fast and endure drastic climatic conditions for long periods at the colony (1.5 and up to 4 months for females and males, respectively). We examined here the reasons of this extended courtship period and found that emperor penguins returned earlier to the colony when primary oceanic production before breeding was high. This suggests that emperor penguins return to the colony as soon as primary oceanic production in summer allows them to replenish their body reserves. The extended period of time spent at the colony during courtship may therefore result from an evolutionary process that confers advantages to emperor penguins that arrive earlier at the colony by reducing predation risks and offering better chances of securing a partner.

            Esta es una vista previa del contenido de la suscripción, acceda a través de su institución.


            Agradecimientos

            We would like to thank AWI Logistics for their invaluable support, Thomas Hollands for help with satellite imagery, and Werner Schneider for helpful comments and technical support. We thank 33 generations of winterers at Neumayer base for collecting environmental data. This study was funded by Deutsche Forschungsgemeinschaft (DFG) grant FA336/5-1 in the framework of the priority programme ‘Antarctic research with comparative investigations in Arctic ice areas’. We also thank Professor Walton, Gerry Kooyman and one anonymous reviewer for their constructive comments. There are no competing interests.

            Author contribution

            Research design: DPZ. Data collection: DPZ, SR, GS, LKB, JR, RPF, TH, GKL and RW. Data analysis: DPZ and BF. Manuscript preparation: DPZ and BF.


            Ver el vídeo: El pingüino emperador, en peligro por el cambio climático (Mayo 2022).